Archivo de la etiqueta: cartoon

Donald va a la guerra

Donald va a la guerra

 

Der Fuehrer’s Face (El rostro del Führer) es un corto animado presentado el 1 de enero de 1943 por Disney como parte del esfuerzo de la empresa del dibujante por apoyar a EEUU en la guerra contra las potencias del Eje. Por medio de un personaje como Donald (que cobró más popularidad que su archienemigo Mickey Mouse a raíz de este corto), se busca transmitir el clima de opresión y asfixia ideológica que pesa sobre los habitantes comunes: nubes, postes, grifos, todo tiene forma de esvástica; la casa de Donald se parece a la cara de Hitler e incluso el gallo y el reloj cucú saludan con el «Heil Hitler».

 

 

Al lado del culto a la personalidad al Führer, tenemos un segundo aspecto que el corto busca destacar: la escasez a la que están sometidos los alemanes, debido a la economía de guerra. Un pan que apenas se puede cortar y masticar, una fragancia que reemplaza el desayuno y una minucia de té filtrante son los aspectos escogidos para narrarnos las privaciones que sufre la población. En tercer lugar, está el armamentismo alemán y la fabricación de armas para la guerra. Hay que considerar que el corto diferencia muy bien entre los nazis y los alemanes. La animadversión está dirigida entonces hacia las tropas nazis antes que a los alemanes en general, a quienes se percibe como víctimas de un grupo de dirigentes (Hitler y Goebbels son mencionados en la canción).

 

A mi parecer, el corto es una pequeña obra de arte. No solo por la banda sonora, que es pegajosa, sino por el tratamiento visual y la trama argumental. La inserción de Donald es más que acertada, en especial cuando sufre una alucinación que hace recordar a Fantasía, estrenada un año antes. Recordemos que en 1943 EEUU ya estaba en medio de la guerra, luego de los titubeos iniciales de Franklin D. Roosevelt por no inmiscuirse en una guerra que él consideraba plenamente europea y, sobre todo, por no sacrificar su ventaja en las elecciones presidenciales previas. Pero el ataque de Peral Harbour lo cambió todo y EEUU declaró la guerra no solo a Japón sino al Eje en su totalidad, lo que explica que aparezcan en el corto los tres líderes de Alemania (Hitler), Italia (Mussolini) y Japón (Hiroito). Der Fuehrer’s Face está dirigido a las familias norteamericanas para que apoyen el esfuerzo militar de las tropas aliadas mediante compra de bonos o donativos directos al Gobierno. Después del póster dibujado en Gran Bretaña con el rostro de Lord Kitchener («Your country needs you») en la Primera Guerra Mundial, este corto animado, junto con otros cortos más, fue la propaganda más influyente y efectiva para mantener en alto el espíritu antifascista en los Estados Unidos de los años cuarenta. El final, en el que Donald despierta de su pesadilla, es una alegoría a lo que representa EEUU frente al fascismo: la libertad, encarnada en la estatua que Donald abraza.

 

El corto mereció un Oscar por Mejor Corto Animado en 1943. El título original era Donald Duck in Nutziland, con lo que se quería hacer un juego de palabra entre nazi y nut (loco, desquiciado), pero ante el éxito de la banda sonora de la película (compuesta por Oliver Wallace), el corto fue llamado Der Fuehrer’s Face. Fue dirigido por Jack Kinney y filmado en Technicolor, formato 35 mm. Fue reeditado en formato DVD como parte de la colección «Disney Treasures On The Front Lines», que recogen más de 32 cortos realizados durante la guerra, algunos de ellos vistos solo dentro de instalaciones militares, pues tenían como público específico los soldados que peleaban en el frente de combate. Una referencia a este corto aparece Los Simpsons, en el sexto episodio de la cuarta temporada, «Itchy & Scratchy: The Movie».

 

Les recomiendo ver el video y, por si se animan a cantarla, aquí va la letra.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General, Propaganda