En cartelera: Operación Valkiria, de Bryan Singer

post-en-cartelera-operacion-valkiria-cabecera

Debo confesar que fui a ver la película después de haber escuchado una serie de comentarios (positivos y negativos) sobre la misma. Después de todo, una película sobre la Segunda Guerra Mundial siempre es bien recibida, especialmente si la dirige Bryan Singer, responsable de Sospechosos comunes, la saga de los X-Men y una olvidable versión de Superman, sin mencionar que también dirige la magnífica serie Dr. House.

 

En líneas generales, Operación Valkiria no me parece una mala película pero tampoco es la mejor de Singer. Además, abordar un tema como el fallido complot contra Hitler dirigido por el Conde Claus von Stauffenberg, interpretado por Tom Cruise, le ha reportado un plus inesperado. En Alemania, la película ha sido un éxito rotundo, lo cual es comprensible, ya que el peso fílmico y mediático hasta ahora ha recaído en señalar la complicidad o pasividad del grueso de la población alemana durante los años del Tercer Reich. Películas como Sophie Scholl y las versiones previas acerca del complot de Stauffenberg se propusieron romper con esta interpretación generalizada, que los académicos ya habían cuestionado en investigaciones y libros, como el de Robert Gellatelly, No solo Hitler. La Alemania nazi entre la coacción y el consenso (Barcelona, 2002).

 

 

post-en-cartelera-operacion-valkiria-singer

Lo más interesante de la película, a mi modo de ver, es que Singer vuelve a sus raíces y se concentra más en la organización del complot que a la puesta en marcha del mismo, lo cual ha sido enfatizado por las versiones anteriores del complot así como por una versión para TV realizado en Alemania. Al igual que lo hicieran en Sospechosos comunes, Singer y el guionista Cristopher McQuarrie privilegian la logística del evento. Asistimos entonces a los antecedentes del plan, los primeros fracasos y la necesidad por afinar los preparativos para la eliminación física de Hitler.

 

Es aquí donde entra Stauffenberg. La película lo presenta como un disconforme que es reclutado por los conspiradores para reemplazar a uno de los miembros detenidos por la policía secreta. Al igual que con Dean Keaton de Sospechosos comunes, Stauffenberg se convierte en quien articulará el movimiento y le dará la consistencia necesaria para llevarse a cabo. En ese sentido, Singer continúa la tradición de personajes que reflejan la tensión de formar parte de un grupo pero no de querer ser parte de ellos: al igual que el Keaton de Sospechosos comunes —un ex criminal que quiere redimirse pero que es forzado a cometer un nuevo delito—, el Gregory House de Dr. House y el Wolverine de X-Men —un mutante que se mantiene aislado hasta ser llamado por el profesor Charles Xavier—, el Stauffenberg de Singer es parte de la Wehrmacht nazi pero no comparte su lealtad al Führer ni a la continuación de la guerra.

post-en-cartelera-operacion-valkiria-cruise-stauffenbergComo ya lo mencionamos, será Stauffenberg/Cruise quien cierra la trama al dotar de la organización necesaria al complot. Su aporte serán las modificaciones realizadas a la denominada Operación Valkiria, un plan de emergencia por el cual uno de los múltiples brazos armados del Reich, la Guardia de Reserva, podía ser movilizada para imponer el orden en Berlín y en los demás distritos militares y contrarrestar a las poderosas SS, dirigidas por Himmler. En este aspecto, el film es impecable y de manera más que clara, Singer reposa la tensión en los preparativos así como en los aspectos que van saliendo mal a medida que la operación avanza: el cambio de lugar de reunión a un espacio más abierto, el uso de solo una carga de explosivos, el traslado del maletín con los explosivos. La estrategia visual y narrativa de Singer es correcta, ya que la historia del complot es bastante conocida, por lo que el peso debía ser trasladado a los preparativos y al grupo humano que lo llevó a cabo.

 

Vemos así las ambiciones de los implicados, especialmente el doble juego de Fromm, quien ordena la ejecución de los complotados para evitar que estos descubran su propia participación en el plan. La dubitación de algunos de ellos también queda evidenciada en la película, que centra su atención en los conspiradores más que en los personajes cercanos a Hitler. Estos son los que carecen de versatilidad y resultan poco convincentes, incluyendo al propio Hitler. Y es que después de las interpretaciones de Hitler y su entorno en La caída, va a ser difícil encontrar un Tercer Reich más convincente. Lo mismo se podría decir de Tom Cruise. No me termina de convencer del todo. No solo porque físicamente no se parece al Stauffenberg real sino porque en el contexto de la trama desencaja con el resto de actores.

 

post-en-cartelera-operacion-valkiria-group

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Cine, Historia de Alemania, Segunda Guerra Mundial

8 Respuestas a “En cartelera: Operación Valkiria, de Bryan Singer

  1. jragas

    De hecho, y retomo lo que dicen Alexis y Franka, el Conde Von Stauffenberg presenta una imagen ambivalente, pues procede de la más rancia estirpe prusiana, heredera de Bismarck. Pero lo han colocado al nivel que Cáceres tendría aquí en el Perú, como héroe de la resistencia… Sería interesante saber cuál es la imagen que el ejército alemán tiene del Conde…

  2. Rosy

    Definitivamente me quedo con la version alemana, la cual es excelente y al escucharse en aleman, proporciona un contexto más cercano a la realidad.

  3. Rosy

    Les recomiendo la versión alemana, la cual es excelente, sin derroche de efectos especiales, como hacen los norteamericanos, pero muy bien actuada y al estar hablada en alemán, proporciona un contexto de mayor realidad.

  4. jragas

    Sí, la versión alemana es muy buena. Especialmente los actores, como tú mencionas, que hacen más creíble la trama. ¿También la viste en History Channel?

  5. Yukyko Takahashi

    José, qué gusto que hayas escrito una nota sobre el tema, que aún se tiene oportunidad de animar/desanimar a otros.

    Por aquí la crítica le ha dado 2 estrellas, algunos con extrema generosidad 3; en El País dicen que Valkiria se llevó de encuentro la taquilla con respecto a Will Smith, a Philip Seymour con Meryl Streep y a los mismos Kate W. y Leonardo Di.C., pero como espectadora confieso que ha sido una de las películas más indigestas que haya podido ver.

    Quizás tenga un carácter menos permeable que el tuyo para realizar una afirmación así, pero aún tratando de ser generosa, debo decir que es un plato terrible desde la entrada.

    El inicio es increíble, tan fatal en la interpretación de Cruise que parece estar escribiendo una historia de hadas y no una reflexión profunda sobre el régimen para el que trabaja, uno no puede creer la historia que le están contando.

    A lo largo que la trama va avanzando (y bien has dicho, los hechos son de larga difusión; por lo cual es importante demostrar los procesos, las personas, el carácter… no hace falta convencer que las cosas pasaron más o menos así) se vuelve cada vez más indigesta, la Alemania nazi parece estar dirigida por un circo de poca monta, con un Hitler del que un niño de cinco años se burlaría y una cúpula que es más noble que el cuco de debajo de la cama.

    Esta sensación de una interpretación ligera logra que en algún momento se ponga en peligro la seriedad, la credibilidad de los acontecimientos. Recuerdo que antes de huir a mitad de película, la persona con la que iba me preguntó: ¿estás segura que realmente esto ocurrió así?

    Creo que buscaré la versión alemana de la que comentan para demostrar que sí.

  6. jragas

    Hola Yuki, no discrepo contigo en el calificativo de la peli. De hecho, salvo algunas escenas efectistas, como los escenarios y las edificaciones de estilo nazi, no hay nada más, con excepción de dos o tres actores, pero Cruise es lamentable. No solo porque es medio metro más bajo que el original, sino porque parece una mala película chauvinista norteamericana. Algo así como “El Patriota” ambientado en el Tercer Reich. !Ni siquiera ha provocado debate! (con excepción del facebook). Fácil que ya se está filmando “Valkyrie 2”.

  7. Adrián Lerner

    Hola José.

    No me queda claro el asunto, al inicio del post, de que “el peso fílmico y mediático hasta ahora ha recaído en señalar la complicidad o pasividad del grueso de la población alemana durante los años del Tercer Reich”… No soy en absoluto experto en el tema de la representación del Holocausto, ni he visto muchas películas al respecto, pero no es la imagen que me ha quedado (sin ir más lejos: la más famosa de todas es la”resistencia” del Schindler de Spielberg).

    Menos claro me queda lo de Gellatelly, de cuyo libro he leído solo algunos capítulos, pero en ellos demuestra cómo la población alemana que no era miembro del Partido Nazi ni de ninguna institución tuvo una influencia fundamental para denunciar “crímenes raciales”, muchas veces inventados por ellos, por pura conveniencia. Supongo que esa es la parte del libro del “consenso” y he de leer la de la coacción.

    Como sea, no me quedó claro qué estabas tratando de decir. Ya nos veremos en Lima para seguir con el Seminario.

  8. Jorge Lossio

    ciertamente la de Jo Baier sin tantos efectos y con un presupuesto muchísimo menor es mucho mejor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s